Category Archives: Leyenda nahua

El Caballero Santiago

El Caballero Santiago
El Caballero Santiago

En el cerro de Peña Blanca había una Laguna donde vivía una gran serpiente que siempre estaba amenazando y atacando a los habitantes del pueblo de Ayotitlán, en el actual estado de Jalisco. Ayotitlán era un sitio encantado, cuyos habitantes ensordecerían cuando todo vestigio de los antepasados nahuas hubiese desaparecido. Los doce mandatarios ancianos del poblado cansados de esta terrible situación, se reunieron y decidieron mudarse a otro lugar donde todos pudieran vivir tranquilos. Y así los hicieron. Pero al cabo del tiempo la serpiente los encontró y atacó a los pueblerinos. Los ancianos decidieron sacrificar a un niño cada semana, a fin de apaciguar la ira de la víbora. Pero el sacrificio no se pudo sostener por mucho tiempo; entonces, los ancianos tomaron la decisión de hacer frente a la serpiente y matarla. Acudieron a la Peña Blanca con palos y piedras, se apostaron alrededor de la laguna, y esperaron.

Cuando el Sol empezaba a meterse, un hombre blanco montado en un caballo blanco y con una espada en la diestra, les dijo: -¡Es imposible que ustedes puedan matar a la serpiente, pues es tan poderosa que de un soplido los mataría! El caballero Santiago les dijo que dejasen el asunto en sus manos, que él sabría como matar al molesto bicho. Los mandatarios se fueron a su comunidad.

Cuando ya era de noche, oyeron un fuerte estruendo y vieron muchos rayos por Peña Blanca. Al otro día, los doce ancianos acudieron al lugar armados con palos y piedras. Cuando llegaron a la laguna quedaron estupefactos, pues estaba completamente seca, y solamente había quedado con agua el arroyo de San Miguel, el de Telcrucito de la Piedra Pintada, y el arroyo Hondo en la Ocotera de Rancho Viejo. La serpiente había desaparecido, el caballero Santiago, montado en su blanco caballo, había liberado al pueblo de la muerte y de la absoluta extinción. Ya nadie se quedaría sordo.

Sin embargo, la serpiente sale cuando es temporada de lluvias y hay borrascas y terremotos. Se escucha un gran estruendo porque golpea la tierra para salir e irse por el cauce del río. Cuando se escucha ese fuerte sonido, es señal de que la serpiente se liberó de su encierro. En el sitio por donde sale la víbora siempre se siente mucho frío, aunque sea época de calor.

 Sonia Iglesias y Cabrera