Category Archives: Leyenda tolteca

Quetzalcóatl, el hombre

Quetzalcóatl, el hombre
Quetzalcóatl, el hombre

Un día Tezcatlipoca le enseñó un espejo en el cual el dios se miro Quetzalcóatl; al verse con los ojos hundidos y con grandes ojeras, se entristeció y pensó que su pueblo lo veía tan feo como él se vio. Asimismo, unos hechiceros malvados lo emborracharon con pulque y, cuando estaba ebrio le llevaron a su hermana llamada Quetzalpétlatl, quien se encontraba haciendo penitencia en el cerro Nonohuala. A ella también la emborracharon los hechiceros; y así, ambos bajo los humos del alcohol, fornicaron. Cuando Quetzalcóatl recobró sus sentidos, horrorizado se dio cuenta de lo hecho y se fue a Tlillan Tlapallan, el lugar de la tierra roja y negra, y procedió a incinerarse en la costa marina. Cuando terminó de quemarse, su corazón subió hasta lo más alto del Cielo, en donde se convirtió en la estrella que brilla en el alba.

Pero mientras residía en Tula, fray Bernardino de Sahagún nos dice que todos lo adoraban y tenía un templo muy alto; sus casas eran de chalchihuites –el llamado jade mexicano-, estaban hechas de plata, y conchas rojas y blancas. Era muy rico y todo lo que se producía bajo su auspicio crecía y se daba en abundancia, sobre todo el maíz. A sus súbditos no les faltaba nada. De cómo perdió su reinado Quetzalcóatl Sahagún da una versión. Todo iba de las mil maravillas en Tula, hasta que tres sacerdotes llamados Huitzilopochtli, Titlacauan y Tlacauépan intrigaron en su contra. Un día Titlacauan, convertido por sus artes y poderes mágicos en viejo, solicitó ver a Quetzalcóatl. Después de mucho insistir con sus sirvientes, quienes no le dejaban entrar pues el dios se encontraba indispuesto, Quetzalcóatl lo recibió diciendo que ya le esperaba. Como le dolían el cuerpo, las manos y los pies, el mago le dio una pócima para calmar sus dolores y le dijo que debería ir a Tullantlaoallan, donde vería a otro viejo. Probó la medicina Quetzalcóatl y, después de varios vasos, le gustó y se emborrachó, pues la bebida era teometl. Avergonzado, Quetzalcóatl decidió dejar Tula.

En su caminar, llegó a un sitio llamado Quauhtitlan, donde se encontraba un árbol grueso y largo. Al verse en un espejo que sus sirvientes le dieron a petición del dios, se consideró ya muy viejo y decidió nombrar al lugar Huehuequahtítlan, agregando la raíz de “viejo”. Siguió caminando con el séquito que le acompañaba; cansado, se sentó en una piedra en la que quedaron marcadas sus manos y nalgas. Miró hacia Tula y la tristeza le hizo llorar, sus lágrimas horadaron la piedra. Este lugar fue llamado Temacpalco. Continuó su marcha hasta llegar a un río, donde edificó un puente para poder pasarlo: este lugar recibió el nombre de Tepanoayan. Caminó y caminó hasta que se encontró con los tres malvados sacerdotes que le preguntaron a dónde se dirigía. El dios les dijo que a Tlapallan, los magos quisieron disuadirlo mas no lo lograron. Continuó su camino haciendo prodigios hasta que llegó a la mar y partió para siempre, con la promesa de regresar un año Ce Ácatl.

 Sonia Iglesias y Cabrera

 

 

 

 

 


 

 

Quetzalcóatl, el hombre. I

Quetzalcóatl, el hombre. I
Quetzalcóatl, el hombre. I

Además del Quetzalcóatl dios mitológico, existe el Quetzalcóatl hombre quien según fray Andrés de Olmos, nació en Michatlauhco, del dios Mixcóatl o Camaxtli, y de la diosa Chimalma, un sitio junto a Amatlán, Morelos, que es más bien una posa de agua. En tal sitio se encuentra un letrero que reza: “La Magdalena Amatlán, tierra natal de Ce-Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl, rey del imperio tolteca, años 843 a 895. Aquí dio sus primeros pasos con sus sandalias de oro”. Nacido en Ce-Ácatl y muerto en Ce Ácatl, parece ser que vivió cerca de 52 años. Para otros cronistas nació en Culhuacan, y para otros investigadores es imposible saber el lugar exacto. Una vez nacido, fue enviado con su abuela para que lo criase, ya que su divina madre murió en el parto. Quetzalcóatl es el nombre de un héroe legendario de la cultura tolteca. Último rey de Tollan en donde vivió de 947 a 999 d.C. Llegó a la zona maya como jefe guerrero, para fundar la liga de Mayapán. En Chichén Itzá, ciudad a la que conquistó, se le conoció con el nombre de Kukulkán, Pluma y Serpiente.

La fuente más fidedigna acerca de la historia de nuestro héroe, son los Anales de Cuautitlan (Códice Chimalpopoca) en los que se nos refiere que Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl nació de Chimalman, cuando se tragó una piedra preciosa. Permaneció cuatro años en Tulancingo, y después fue llamado para gobernar en Tula; donde se dedicaba a hacer penitencia y a invocar a las dos deidades supremas, al tiempo que sacrificaba aves, mariposas y serpientes. Además, hizo muchos e importantes descubrimientos, tales como las labores en plumas de quetzal y del ave turquesa, el algodón, el cacao, las jadeítas, las turquesas, algunos metales preciosos, y los corales. Obviamente, su importancia le creó grandes enemigos, quienes empezaron a fomentar conspiraciones en su contra.

 Sonia Iglesias y Cabrera